4 comentarios el “Banquetes de otros siglos (I)

  1. No tenían nada que envidiarnos las clases nobles de aquella época, independientemente de que luego les pasaran factura los excesos. Y menos envidia sentirían todavía si compararan sus banquetes con los precocinados del Mercadona, ja, ja.

    Y mucha azúcar y carnes, tiempos felices, previos a las analíticas. Y una cosa curiosa; repaso y no veo nada de pescados en esas listas.

  2. Frankie, en la entrada donde cuento la costumbre de la comida de pobres del Jueves Santo, verás que la comida constaba de 15 platos de pescado.

  3. La verdad que cuesta de creer. Una vez me tocó ejercer de jurado en un concurso de tapas. Sobre 24 tapas, que más que tapas eran medias raciones. Decidí compartir mi tapa con otro jurado, porque estaba claro que aquello era ir a morir… Allá por la 14 no podía con mis huesos… ¿Cómo es posible comer tanto? Doy por sentado que el banquete duraba varias horas, pero aún así….

Los comentarios están cerrados.