5 comentarios el “Lo rentable que es la ignorancia

  1. Si, es increíble la cantidad de ignorantes informatizados que pululan por doquier, lo malo es que con la manipulación de las noticias le hacen a uno un incredulo de tomo y lomo, Santo Tomas no era nada a nuestro lado…jajaja
    Y de vez en cuando, encima, nos la dan…jajaja
    Salud y besitos

  2. Matiz, matiz…yo tengo un samsung con Android y hay una aplicacioncita que si te la instalas y tu amigo también, y te registras en la web dando “permiso” para ser localizado, efectívamente, puedes serlo. O el. Siempre que los dos estén conectados a la vez, claro. Como con la mensajería pero usando el GPS que deberá llevar el móvil. Solo eso. Besines.

  3. Wow, Frankie, estás a la última. Tendré que tener cuidado contigo. Pensaba que esas cosas tenían un uso mucho más restringido, que lo autorizara un juez, que lo necesitara la policía, ese tipo de cosas. Y, dime una cosa, ¿se parece en algo el funcionamiento de lo que tú tienes a lo que se ve en el anuncio? ¿Va de esa manera?

  4. No, yo no lo tengo, jaja, porque resulta que también te muestra anuncios de comercios y restaurantes de la zona que pateas y es un coñazo. Eso cada vez que navegas por internet con el móvil. (y no los bloquees porque deja de funcionar, jodíos)

    En realidad, no se mete ningún número (al menos, en esa aplicación que digo yo). Se mete el nick de tu amigo (lo seleccionas con el cursor, ejem) que ya se habrá registrado previamente con ese apodo y su número de tfno en la web del programita ese. Después, le mandan unas claves al día o los dos días a su móvil, claves que deberá confirmar. Y el debe admitirte en sus contactos y autorizarte a que sepas donde está.

    Y por ley, en Europa viene desactivado. Debes también de activarlo tú en los ajustes del sistema, antes de todo ese lío. En fin, todo por mandarte publi, qué plastas, dioss.

  5. Completamente de acuerdo con tú reflexión, los tiempos modernos tienen estas paradojas. Muchas veces pienso que los niños de ahora manejan tecnologías que en nuestra época no podíamos ni soñar, y en cambio saben frecuentemente menos, hay mucho más fracaso escolar.

Los comentarios están cerrados.