4 comentarios el “Un difunto muy ajetreado

  1. El ser un don nadie, como yo, tiene muchas ventajas, una de ellas es que mis cenizas servirán de abono y a nadie le va a importar un rábano…
    Besitos y salud

  2. 😉 lo que he aprendido! te puedes creer que el lunes estaba buscando en la Divina Comedia sobre la laguna Etigia…

  3. Venga, Genín, no te hagas el víctima. Sé que le importas a mucha gente. Con el tema de las cenizas, pues tampoco es moco de pavo servir de abono. Fíjate lo que dice Serrat en “Mediterráneo”: Y a mí enterradme sin duelo / entre la playa y el cielo. / En la ladera de un monte, / más alto que el horizonte, / quiero tener buena vista. / Mi cuerpo será camino, / le dará verde a los pinos / y amarillo a la genista. No es mal plan, ¿eh?

  4. Bienvenida, Veronicia. El objetivo de este blog es simplemente que digáis “qué curioso” cuando leáis algo aquí. Gracias por comentar.

Los comentarios están cerrados.